Entérate cómo niños venezolanos son explotados en actividades ilícitas en zonas fronterizas

Datos proporcionados en el boletín 16 de FundaRedes indican que durante el pasado año 2019 se realizaron denuncias por la explotación de niños venezolanos con el fin de involucrarlos en actividades ilícitas.

Los niños son captados por grupos irregulares armados, en las distintas zonas fronterizas de Venezuela, con Colombia y Brasil. El fin es involucrarlos en estos trabajos que no son legales para generar ingresos y así contribuir con el sustento de sus familias.

Denuncias realizadas

En el boletín mencionados, FundaRedes pudo recopilar las denuncias realizadas por docentes y habitantes de las comunidades de las zonas fronterizas. La situación deprimida del país ha generado que más de un millón de niños abandonen la escuela y consigan trabajar en estas actividades peligrosas e ilícitas a cambio de monedas extranjeras, como pesos, dólares o reales. En muchos casos, logran sumarlos a sus grupos.

Estos mismos grupos armados irregulares son quienes manejan el negocio de las medicinas, la gasolina, alimentos y el narcotráfico, así como la extorsión y secuestro. En estas zonas donde ellos gobiernan, la seguridad y el Estado están ausentes.

Niños prefieren trabajar que estudiar

Las inscripciones y matrículas en las escuelas de Zulia, Táchira y Apure han decaído fuertemente, y los mismos docentes señalan que los niños y adolescentes cambian los salones de clases por por actividades de contrabando controladas por bandas delictivas.

En liceos del estado Zulia, la matrícula se redujo de 700 alumnos en el periodo 2018-2019 a solamente 260 en el periodo 2019-2020, desertando de forma masiva.

Los adolescentes son captados ya que están en la edad más vulnerable y los usan perfectamente como carnada, para adoctrinarlos y explotarlos

Casi 20 mil niños son usados por grupos irregulares

El coordinador de FundaRedes, Gerardo Rincón denunció que entre 15 mil y 20 mil niños son adoctrinados por grupos irregulares o bandas con el fin de que trabajen en actividades ilícitas mencionadas.

Rincón asegura que el año 2019 empezó con el 87% de deserción en las aulas, ” Se suma a la crisis económica, la falta de infraestructura escolar y recreación, atención médica y la destrucción de miles de familias producto de la diáspora venezolana, en el contexto de la emergencia humanitaria compleja que vive el país y que ha dejado a la infancia en estado de abandono y desprotección, haciéndolos presa fácil de las organizaciones criminales. ”

No es un secreto para nadie que estos niños están siendo manipulados y utilizados con el fin de que los grupos irregulares se beneficien, es un tema muy delicado y en la cual los mismos niños ponen en riesgo su vida todos los días.